CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

Datos personales

jueves, 16 de noviembre de 2017

El olvidado señorío de Uña


Uno de los más ilustres hijos de nuestra ciudad, el cardenal Gil de Albornoz, falleció en Viterbó (Italia), el 23 de agosto de 1367, es decir, hace ahora exactamente seiscientos cincuenta años, y la fecha, una vez más, ha pasado prácticamente desapercibida en la ciudad en la que le vio nacer. Por ello, quiero poner mi humilde granito de arena para evitar el olvido, y lo hago desde un punto de vista menos conocido del personaje: su faceta como señor natural de algunos de los pueblos de la serranía conquense. Otras perspectivas del religioso conquense son mejor conocidas, como la de su papel como reconquistador de los territorios papales en los años lejanos del cisma de occidente, o como fundador del colegio de San Clemente de los Españoles en Bolonia, una de las más antiguas universidades de Europa, en el cual estudiaron, en los años siguientes, un número importante de conquenses. Entre los pueblos de su señorío figura el de Uña, y a este pueblo serrano, y a los sucesivos señores que fueron sus propietarios a partir del cardenal, vamos a destacar los párrafos siguientes. En aquellos lejanos tiempos de la Edad Media, Uña era un pueblo que acababa de nacer. Su antigüedad se remota probablemente a los tiempos de la repoblación cristiana que sucedieron a la conquista de Cuenca por las tropas de Alfonso VIII en 1177, y la etimología de su nombre, según afirma Heliodoro Cordente en su libro “Cuenca medieval”, proviene de la palabra “hoz” Entonces Uña era un pueblo, como ahora, enclavado dentro de una hoz, en el corazón de la serranía, y aunque en aquel tiempo sería de muy difícil acceso, a menudo vería la presencia muy cercana de sus casas de los llamados “caballeros de la sierra”, cuya misión era la de vigilar los montes cercanos a Cuenca.

            En uno de los párrafos del testamento del cardenal Gil de Albornoz podemos leer lo siguiente: “Item lego a mi sobrino Gómez García, hijo del sobredicho Álvaro García, las aldeas infraescritas: es, a saber, El Hoyo de Concha, Cañizares, Uña, Aldegüela y Valdemeca, con todos sus pastos y ríos, lagunas y molinos; casas y prados, viñas y huertas y demás posesiones, bienes muebles e inmuebles n que yo sucedí a mis padres, y en cuantos he comprado y mejorado después en los dichos lugares y sus términos.”  Este documento nos revela una verdad histórica tan probada ya como también olvidada, y es que la familia de los albornoz, una de las más ilustres de la Cuenca medieval, poseía jurisdicción señorial sobre Uña y sobre todo su término. Lo que ya no está claro es cuando comenzó dicha jurisdicción. Aunque es seguro también que ya el padre del cardenal, García Álvarez de Albornoz, fue también señor de Uña, y que cuando él murió se lo traspasó a su hijo el cardenal, no sabemos si la antigüedad de dicho señorío es así mismo anterior a él, y en caso afirmativo, cuántos señores hubo antes que don García.

García Álvarez de Albornoz había nacido en Cuenca a mediados del siglo XIII, y descendía del caballero de origen borgoñón y navarro, Gómez García de Aza, señor de Aza, Ayllón y Roa, alférez de Alfonso VIII y uno de los caballeros que a sus órdenes tomaron parte junto a él en la conquista de la ciudad de Cuenca, siendo recompensado por este motivo con el señorío de Albornoz. Su hijo, Fernán Gómez de Albornoz, fundó el linaje homónimo, al unir al apellido el nombre de la villa de la que era propietario, y a él le sucedieron en el señorío (y seguramente, por lo tanto, también en el señorío de Uña) los caballeros Pedro Fernández y Fernán Pérez de Albornoz.

García Álvarez de Albornoz era hijo de Fernán Pérez, y contrajo matrimonio con Teresa de Luna, mujer de familia aragonesa y muy influyente también en la corte, por ser hermana de Jimeno de Luna, arzobispo de Zaragoza. Murió en el año 1323, y está enterrado en la catedral de Cuenca, en la capilla de los Caballeros. En su sepulcro hay una inscripción que dice así: “Aquí yace Garcí Álvarez de Albornoz, que Dios perdone, hijo de Fernán Pérez y nieto de don Álvaro; fue buen caballero y de buena vida, y sirvió bien los señores que ovo, y ayudó bien a sus amigos, y túvose siempre con Dios en todos sus fechos, y Dios fízole muchas mercedes, fízole una en muchos fechos de peligro en que se halló, acertó que nunca fue vencido, y finó diez y ocho días de Septiembre era de MCCCLXVI annos.

A su muerte, como ya hemos visto, le sucedió en la titularidad de todos sus señoríos, incluido el de Uña, su hijo Gil de Albornoz, el más ilustre de todos sus señores, que nació también en Cuenca, probablemente entre los años 1290 y 1295. Fue arzobispo de Toledo y primado de España, bajo el reinado de Alfonso X, y estuvo presente en la batalla de El Salado como comisario apostólico y legado papal. Fue nombrado cardenal por el Papa de Aviñón, Clemente VI, y capitán general de todos sus ejércitos. Reconquistó para él los Estados Pontificios, y lo sentó de nuevo en Roma. Fue elegido él después Papa, pero nunca llegó a serlo al haber renunciado al cargo por decisión personal.

Ya hemos visto en el testamento de don Gil que a su muerte le sucedió en el señorío su sobrino Gómez García. Este Gómez García no era otro que el también conocido Micer (señor) Gómez García de Albornoz, hijo de su hermano Álvaro García de Albornoz, también enterrado en la capilla de los Caballeros, junto a sus padres. También había nacido en la capital de la provincia, como los dos señores anteriores, a principios del siglo XIV. Llevado a Italia como lugarteniente de su tío, fue nombrado por él capitán de los ejércitos papales y gobernador de Bolonia, ciudad a la que defendió de los ataques de Bernabé Visconti, señor de Milán entre 1349 y 1385. Se casó con Constanza Manuel, hija de Sancho Manuel, señor de Carcelén, que a su vez era hijo bastardo del infante don Juan Manuel. En 1375 regresó a España, pero de nuevo en la península itálica, fue nombrado senador y vicario general de la Iglesia. Murió en Ascoli, capital de la región italiana de las Marcas, luchando al frente del ejército papal, del que era capitán. Aunque en su testamento ordenó que se le diera sepultura a su cuerpo en la ciudad en la que había nacido, yace enterrado en el monasterio de las monjas de Santa Clara, en Alcocer (Guadalajara).

El siguiente señor de Uña fue su hijo, Juan de Albornoz, que se había casado con Constanza de Castilla, prima del rey Juan I, del que, siguiendo la tradición de su familia, fue copero mayor. Pero su carácter difícil de obligó a contraer gran cantidad de deudas, y con él empezó la decadencia de la familia Albornoz y de las tierras de sus antepasados. Murió el 28 de octubre de 1389 en Fuente del Maestre (Badajoz), sin haber llegado a tener descendencia varonil, lo que contribuyó a aumentar la decadencia del señorío Albornoz. Tuvo sólo dos hijas, María y Beatriz, aunque ésta última nació después de la muerte de su padre. Le sucedió la mayor, pero pronto se vio obligada a entregárselo a su hermana Beatriz, quien se casó con Diego Hurtado de Mendoza, segundo señor de Cañete, montero mayor y consejero del rey Juan II, guarda mayor de Cuenca y alcalde de su castillo. De este primer matrimonio sólo tuvo un hijo, Luis Hurtado de Albornoz, que murió joven. Se casó por segunda vez con Teresa de Guzmán, y tuvo como hijo primogénito, que heredó todo lo suyo, a Juan Hurtado de Mendoza, a quien el rey Juan II le dio el título de marqués de Cañete. Por este motivo, todavía en el siglo XIX, los marqueses de Cañete tenían en Uña iortantes posesiones, entre ellas la propia laguna que se extiende junto al pueblo, entre éste y las pétreas moles que se conocen como el Rincón.

Resultado de imagen de escudo albornoz

Gaceta Conquense, del 27 de junio al 3 de julio de 1987
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS