CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

Datos personales

sábado, 3 de septiembre de 2016

Un paseo por la historia de Europa de la mano de Tony Judt


Sin duda, uno de los mejores conocedores de Europa fue el historiador inglés Tony Judt. Y lo es porque, aunque nació en las islas británicas en el mes de enero de 1948, él mismo formaba parte de esa Europa conjunta y diferenciada que se desarrolló después de la Segunda Guerra Mundial, la Europa de los dos bloques y de las repetidas migraciones en busca de la identidad perdida o soñada. Su padre, judío originario de Bélgica, se había visto obligado a emigrar de niño, primero hacia Irlanda y más tarde hacia Inglaterra, y su madre había hecho lo propio desde su Rusia originaria hasta Rumanía. Y lo es también por su importante formación académica, obtenida en el King’s College de la Universidad de Cambridge. Y él mismo tuvo que someterse a su propia migración interior: pensador libre como pocos, a pesar de su pasado judío, y a pesar también de que durante la Guerra de los Seis Días había estado trabajando como conductor de ambulancias y como traductor para el ejército israelí, terminó por criticar al estado de Israel por tergiversar, con su actuación posterior, el significado del holocausto. En la Universidad de Nueva York fundó el Instituto Erich María Remarque y la cátedra de estudios europeos. Judt falleció en agosto de 2010, dos años después de que se le hubiera diagnosticado esclerosis lateral amiotrófica.

            Aunque sus primeros trabajos publicados en los años setenta estaban dedicados a la historia de la izquierda francesa, Tony Judt amplió sus horizontes intelectuales con su libro ¿Una gran ilusión?: un ensayo sobre Europa, un primer acercamiento a la historia de Europa en su conjunto, que después desarrollaría con más intensidad en sus dos obras más conocidas por el público español: Sobre el olvidado siglo XX, una recopilación de artículos que el autor había publicado antes por separado en el periódico The New Yorker, y éste que ahora comentamos, Postguerra, una completa historia de Europa desde 1945. A medio camino entre la historia y la memoria, el autor explica en las primeras páginas del libro cómo nació éste:

            “La primera vez que pensé en escribir este libro fue mientras hacía un trasbordo en la estación terminal de Viena, la Ewstbahnhof. Era diciembre de 1989, un momento propicio. Acababa de regresar de Praga, donde los dramaturgos e historiadores del Foro Cívico de Václav Havel estaban desmantelando un Estado policial comunista y arrojando cuarenta años de socialismo real al basurero de la historia. Pocas semanas antes el Muro de Berlín había caído inesperadamente. En Hungría, y también en Polonia, toda la población se hallaba entregada a los desafíos de la política postcomunista: el antiguo régimen, todopoderoso hasta tan sólo unos meses antes, se perdía en la insignificancia. El Partido Comunista de Lituania acababa de declararse a favor de la independencia inmediata de la Unión Soviética. Y en el taxi de camino a la estación, la radio austriaca emitía las primeras noticias sobre una revuelta contra la dictadura nepotista de Nicolae Ceausescu en Rumanía. Un terremoto político estaba sacudiendo la congelada topografía de la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial.”


            Sin embargo, el libro no es sólo memoria, a pesar de que los acontecimientos narrados, por recientes, forman parte de la memoria de todos los europeos mayores de treinta años. Postguerra es uno de los claros ejemplos de esos que se ha venido a llamar historia del tiempo presente, forjado a raíz de la impresionante formación de su autor como historiador y europeísta. A lo largo de sus diferentes capítulos, el autor va desgranando toda la historia del continente desde el día, todavía no tan lejano, en el que se produjo la caída del nacismo, y Alemania, el país que lo había creado, quedó dividido en cuatro bloques, administrado cada uno de ellos por uno de los ejércitos aliados que habían ganado la guerra. A partir de las páginas de Judt se comprende mejor por qué Europa, después de la Segunda Guerra Mundial, se partió en dos mitades antagónicas, separadas por ese muro ideológico que fue el telón de acero, y se entiende mejor esa guerra fría que si bien, nos dice el autor, nunca corrió peligro de convertirse en otra guerra caliente, porque ninguno de los contendientes llegó nunca a tener la intención real de hacerlo, sirvió al menos para mantener el equilibrio de fuerzas entre los dos bloques. Y se entiende lo que significaron realmente los movimientos revolucionarios de los años sesenta, que se extendieron, con sus diferencias, entre los dos bloques, y también las crisis de los años setenta, la llamada crisis del petróleo y la crisis de las últimas dictaduras existentes en el bloque occidental, como la de España.

            Pero si bien el libro fue pensado por su autor en los años finales del comunismo, cuando ya estaba naciendo en la Europa oriental un mundo nuevo, éste tardaría aún quince años en ser escrito. De esta manera, la obra se beneficia aún más con todos los sucesos posteriores, y llegando así a abarcar también los hechos que siguieron a ese final del comunismo. Es cierto que la historia nunca se termina, que los sucesos del ayer determinan el presente, y que éste, a su vez, determina de alguna manera también el porvenir. Entonces, ¿dónde poner fin a una narración histórica? El libro fue publicado en su versión original, en Inglaterra, en el año 2005, y ese, y no otro, es el límite final de la obra. Así pues, la última parte del libro está dedicada a estudiar los hechos que sucedieron tras la caída del comunismo: el crecimiento de las posturas nacionalistas en todos los países del bloque oriental, que beben de la propia caída del comunismo y provocó el nacimiento, o el renacimiento, de nuevos estados independientes; las guerras de Yugoslavia, que beben a su vez de ese renacer de los nacionalismos, pero que en realidad se debieron a la intransigencia y el egoísmo de algunas personas individuales, personas que eran de este siglo XX y no de la época de las guerras balcánicas o de la Primera Guerra Mundial; el renacer de los nacionalismos también en el bloque occidental, menos peligrosos que los nacionalismos orientales por el diferente punto de partida del que arrancaban, pero que no estaban exentos tampoco de algunos brotes de violencia; el gran desarrollo vivido en los últimos años por la Unión Europea, con la creación de la moneda única y los nuevos países que todavía se hallan en proceso de integración en ésta.

            En resumen, una auténtica lección de historia. Y como toda buena lección de historia, una propuesta para el presente y también para el futuro. Un presente y un futuro que están llenos de interrogantes para Europa y también, desde luego y como parte integrante de Europa, para España. ¿Podemos tomar alguna lección de su lectura para dar respuesta, por ejemplo, al importante desafío soberanista que nos depara Cataluña? Desde luego, ni los condicionantes históricos ni la situación económica son los mismos que en la Europa postcomunista de principios de los años noventa, a pesar de la grave crisis económica de la que todavía no nos hemos terminado de recuperar, y si alguna lección hay que buscar respecto a ello, debería hacerse entre los capítulos dedicados a los diversos nacionalismos occidentales, que también se desarrollaron, como hemos dicho, con el fin del siglo XX, desde el Reino Unido hasta Italia, pasando por Bélgica, Francia, o incluso Alemania. Pero de lo que no cabe duda es de que si algún día Cataluña se separa de España, empobreciendo con ello a los catalanes tanto o más que al resto de los españoles, el resto de nacionalidades europeas (Escocia y Córcega, Lombardía y el Trentino o la Bélgica flamenca,…) caerán después fácilmente, como un castillo de naipes, o como una de esas construcciones lúdicas formadas con las fichas del dominó, empobreciendo a su vez al conjunto del continente europeo.
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS