CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

Datos personales

viernes, 12 de agosto de 2016

Crónica del Rey Pequeño


Los conquenses sabemos muy bien quién era Alfonso VIII. Sabemos bien que fue éste el rey castellano que conquistó definitivamente Cuenca en 1177, quitándosela a los moros para siempre. Sabemos que Cuenca fue la primera ciudad importante que conquistó este joven monarca castellano, llamado el Bueno y el Noble por sus súbditos, y que por ello se encariñó de la ciudad, hasta el punto de que le dio un obispado, uno de los más grandes obispados de la Castilla medieval, y un término, un alfoz, que abarcaba gran parte de la serranía, y uno de los fueros más importantes de la época, espejo en el que se miraron otros fueros posteriores. Y sabemos quién fue su esposa, Leonor, la hija de una de las mujeres más poderosas de Europa en aquel lejano siglo XII. Y sabemos también que en Cuenca nació Fernando, su hijo primogénito, el destinado a reinar en el trono de Castilla pero que no llegó a hacerlo porque el destino le quitó la vida antes de la muerte de sus padres.

            Pero, ¿sabemos realmente los conquenses quién era de verdad Alfonso VIII y lo que representa en la España de su época? El futuro Alfonso VIII vivió y creció en uno de los periodos más cruciales de ese período difícil, trágico, que conocemos con el nombre de la Reconquista. Hijo de Sancho III, quien apenas logró reinar tres años antes de haberle dejado en manos de sus nobles; nieto de Alfonso VII, llamado así mismo el Emperador porque gobernó diferentes reinos de la península, aunque después el mismo lo volvió a distribuir entre sus hijos a su antojo; nieto de Urraca, quien a su vez estaba casada con otro Alfonso que en realidad no fue nunca rey de Castilla, sino de Aragón,… El joven Alfonso llegó a ese particular “juego de tronos” que era la península ibérica durante el siglo XII cuando todavía era u niño. Castilla en ese momento estaba sometida a una especie de guerra civil entre las dos familias más poderosas del reino, los Castros y los Laras, guerra que además sería aprovechada en beneficio propio por el tío del joven monarca, Fernando II de León.

            Alfonso creció como rey, pero un rey sometido a la tutela de aquellas dos familias. Por eso los árabes le llamaron “el rey pequeño”, aunque el tiempo terminaría por convertirlo en uno de los reyes más grandes de Castilla. Y alcanzada la mayoría de edad cuando cumplió los quince años, se vio por fin libre de aquella tutela. Los Castro, que no contentos aún con aquella antigua alianza con el rey de León habían incluso firmado una nueva alianza con los almohades, habían caído ya en la desgracia real. Los Lara, siempre fieles a Alfonso, habían ganado la guerra, y el jefe de la casa, don Nuño Pérez de Lara, muerte en 1177 durante el sitio de Cuenca, se había convertido en la persona más importante del reino después del propio monarca. Además, su boda con Leonor, la hija de Leonor de Aquitania y de Enrique II de Inglaterra, la hermana de Ricardo Corazón de León y del felón Juan Sin Tierra, aumentó el poder de Castilla dentro del continente europeo y permitió la llegada a la península de guerreros gascones y de los mejores artífices del gótico europeo, algo que ya se había iniciado en las décadas anteriores gracias a los monjes cirtescienses lo que sin duda ayudó a convertir a la catedral conquense en una de las grandes obras de ese estilo artístico en España. Después, y aunque la derrota en Alarcos en 1195 había puesto freno temporalmente a la expansión cristiana hacia el sur, la victoria definitiva contra los almohades en Las Navas de Tolosa, en 1212, permitió a las tropas castellanas alejar de la meseta la frontera, con lo que ello supondría en cuanto a la repoblación de los territorios conquenses y alcarreños.

            Todo ello es lo que nos cuenta Antonio Pérez Henares en su última novela, titulada precisamente tal y como los árabes llamaron a ese rey tan nuestro, tan de Cuenca, “El Rey Pequeño”. Y lo hace con un lenguaje y un estilo narrativo con el que al lector apenas le cuesta trabajo viajar hasta esa Edad Media de poemas juglarescos y de lances de caballería. Pero también, a la Edad Media de los recueros y de las gentes de villa, obligados siempre a trabajar para un señor distante, lejano, y deseosos por ello, siempre, de poder establecerse en un lugar de realengo, con fuero, en el que sólo tendrían que rendir cuentas al monarca. Lugar de realengo con fuero, como lo fue Cuenca, o la Atienza donde crece y empieza a hacerse hombre Pedro el Pardo.

            Y es que en la novela se nos muestran algunos personajes históricos, reales, de la Castilla del siglo XII, como Alfonso VIII y su esposa, Leonor; o Cerebruno, obispo de Sigüenza y después Rodríguez de Castro; o los otros reyes cristianos, Fernando II de León, o Alfonso II de Aragón, o Sancho VII de Navarra; o los califas almohades, Abu Yacub, o Abu Yusuf al-Mansur, el Victorioso. Pero con ellos hay también otros personajes de ficción, tan importantes para la narración como los personajes históricos: los dos hermanos juglares, Fortum y Elisa; o Domingo de Urgel, el caballero calatravo, o Constanza de Castro, espía entre los mismos miembros de su familia en beneficio del reino castellano. O, sobre todo, Pedro el Pardo, narrador y protagonista de la novela más aún que el propio Alfonso el Noble, y el resto de su familia alcarreña de recueros, labradores y canteros.

            En definitiva, un mundo duro de frontera, un verdadero “juego de tronos” donde las enemistades y las alianzas no saben siquiera de razas y de etnias. Pérez Henares, durante la presentación del libro en Cuenca, contaba que en una tumba de la vieja Recopolis los arqueólogos habían encontrado juntos, enterrados al mismo tiempo, los restos de dos hombres. Uno era un viejo caballero castellano de complexión casi gigantesca, y el autor lo convirtió en el padre de su protagonista. El otro, aunque había sido enterrado también por el rito cristiano, conservaba aún junto a su cuerpo un amuleto musulmán. Un reflejo sin duda de lo que fue ese mundo de fronteras en los duros, terribles, años de aquella lejana centuria.
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS