CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

Datos personales

sábado, 17 de septiembre de 2016

Ser o no ser “biempensante”


En la sociedad en la que vivimos hoy en día, seguramente igual que ha sucedido en todas las sociedades anteriores, sea cual sea el tipo a la que esas sociedades pertenezcan, puede resultar complicado apartarse de las posturas oficiales, esas que han venido a llamarse “biempensantes”. Pero, ¿qué significa este término en realidad, tan usado en la actualidad? A mi modo de ver no significa, ni más ni menos, que cualquier persona es libre de pensar cualquier cosa que le venga en gana siempre y cuando, eso sí, sus posturas no se alejen demasiado de aquéllas que han sido consideradas por la mayor parte de la población dentro de la más puras ortodoxia. Significa que un pensamiento .sólo puede ser considerado bueno, y por lo tanto su autor es premiado con todo tipo de felicitaciones sociales, cuando entra dentro de lo que la sociedad considera normal o propio. Sin embargo, cualquier pensamiento heterodoxo, alejado de ese “biempensamiento” social, es tildado por la sociedad, como mínimo, de locura o burla, después de haber sido sometido a este nuevo tipo de inquisición moderna. Y sus propietarios son marcados socialmente como locos, tontos, o incluso enfermos sociales. Desde luego, ya no son enviados, como antaño, a las hogueras inquisitoriales, pero sí a otro tipo de hogueras virtuales, no por ello menos dolorosas e injustas.

            Existen diferentes niveles de eso a lo que yo he llamado “biempensamiento oficial”. A un nivel universal, por ejemplo, podría considerarse dentro de este tipo de creencias todo lo que tiene que ver con el famoso calentamiento global del planeta. Es cierto que en los últimos años se están derritiendo los polos, que las selvas desaparecen a marchas forzadas, que se producen terremotos e inundaciones, quizá más que en otras épocas. Pero ¿es realmente el hombre, con toda su insignificancia en el conjunto del universo, tan poderoso para derrotar mortalmente a la naturaleza? Ni siquiera considero necesario aludir, como contrapartida a estas tesis, a los diferentes periodos interglaciares que se sucedieron sobre el planeta hace muchos miles de años, porque fenómenos parecidos, si bien no tan marcados, se han venido repitiendo también en los tiempos históricos. Groenlandia, cuando fue descubierta en el siglo X por pueblos vikingos procedentes de Islandia, fue llamada con este término de origen danés que significa “tierra verde”. Por otra parte, el grosor de los anillos fosilizados testifica que hasta el siglo XIII, aproximadamente, la temperatura del planeta había permanecido, como ahora, en un proceso de elevación, y que fue a partir de ese momento cuando el planeta sufrió un repentino enfriamiento, hasta llegar en su periodo álgido a la segunda mitad del siglo XIX. A partir de ese momento empezó a sufrir otra vez por un proceso inverso de calentamiento, que si bien es cierto que en las últimas décadas se está agravado por la emisión de CO2, no puede ser éste el único factor que lo provoca. Y aunque está bien intentar limitar la emisión de los gases que magnifican este calentamiento, no parece del todo claro que podamos ser capaces de evitar este proceso que tanto nos preocupa.

            A niveles regionales, y me estoy refiriendo ahora en concreto a Cataluña, ahora que está tan de modo ese desafío soberanista e independentista, el pensamiento “biempensante” está regido desde las instancias políticas más cercanas al poder, y por eso es tan difícil defender en Cataluña postulados opuestos a ese desafío. Después de tantos años de una educación dirigida en beneficio de la soberanía catalana, ya no se contentan con poder en boca de algunas personas que no piensan como ellos palabras que nunca han dicho, tergiversando opiniones en su beneficio. Ni tampoco se contentan con esas reinterpretaciones de la historia que son clásicas desde hace muchos años (le Guerra de la Sucesión, el reino catalán, la traición a Companys cuando el realidad el único traidor fue él,…)

Desde un tiempo a esta parte, instituciones o asociaciones como la Asamblea Nacional Catalana se han obstinado por catalanizar a personajes que nunca tuvieron nada que ver con Cataluña, sólo por glorificar más la supuesta “nación catalana”. Personajes como Cristóbal Colón, o el propio Miguel de Cervantes, y ahora han rizado el rizo con nuevas aseveraciones que se refutan por sí mismas. Así, según el pensamiento “biempensante” en Cataluña, por ejemplo, el único motivo que movió a los militares que en 1936 se levantaron contra la república (Segunda República Española, no lo olvidemos), fue el de hundir el estado catalán. Y no contentos con ello, incluso, hacen un guiño al imperialismo, catalán por supuesto, para asegurar que Carlos V nunca estuvo en el monasterio de Yuste después de abdicar en beneficio de su hijo, Felipe II. Según este “biempensamiento” oficial en Cataluña, donde el viejo emperador se retiró no fue otro lugar que el convento barcelonés de Saint Jeroni de la Murtra. Incluso hablar de una Cataluña romana, completamente diferente al resto del imperio romano incluso en la misma península ibérica.

Soy consciente de que al escribir estas líneas he podido atraerme la animadversión de ese pensamiento oficial catalán defendido por la A.N.C.; eso en el caso de que estas líneas hayan podido llegar hasta ellos, lo cual me alegraría enormemente, pues significaría que han tenido una repercusión mayor de lo que yo nunca hubiera imaginado. Lo otro, lo relacionado con el calentamiento global del planeta, es más bien un asunto de opiniones.

              
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS