CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

Datos personales

domingo, 19 de junio de 2016

Vicente Santa Coloma, moderado y héroe de la Primera Guerra Carlista


La bandera, junto con el himno, es uno de esos signos inquebrantables que representan a un país o a un territorio. Por ello, en esta nueva aportación quisiera rendir homenaje a un soldado conquense que en un momento de su vida cogió esa bandera, que no era todavía la rojigualda, pero que igualmente representaba la esencia de España, y la llevó hasta el lugar donde se estaba formando un nuevo país, de acuerdo a su ideología moderada. Vicente Santa Coloma había nacido en un pequeño pueblo de la Alcarria conquense, Torralba, el día 22 de enero de 1815, siendo bautizado cinco días más tarde por su propio hermano, Alfonso, teniente de cura en dicho lugar, con el que sin embargo se llevaba más de treinta años. Y durante el parto, sin duda, tanto él como su madre estuvieron atendidos por el padre, que se llamaba también Alfonso, como el hijo primogénito, y como médico rural que era estaba destinado allí en aquel momento, después de haber estado ejerciendo en otros pueblos de la provincia. De esta forma, el nacimiento del niño Vicente Santa Coloma se produjo en un ambiente totalmente familiar, rodeado del cariño de todos los suyos.

El 17 de octubre de 1831, cuando apenas contaba los dieciséis años de edad, se produjo su ingreso en el ejército, tal y como se refleja en su hoja de servicios, ingresando en ese momento en el regimiento provincial de Cuenca, que se convertiría así en la única unidad en el que nuestro protagonista llegó a prestar servicio durante toda su carrera militar. En aquel momento, la futura reina Isabel II estaba a punto de cumplir su primer año de vida. Después, fallecido Fernando VII e iniciada la guerra entre carlistas e isabelinos, la unidad de Santa Coloma sería enviada al frente valenciano para combatir contra los primeros, y allí el soldado conquense obtendría su bautismo de fuego. En la comarca del Maestrazgo, a las órdenes de Manuel de Mazarredo, entonces gobernador militar de Morella (Castellón) y futuro ministro de Guerra en uno de los gabinetes de Narváez, destacó en diferentes batallas, como en la de Benasal, donde los liberales obligaron a sus enemigos a emprender la huida a pesar de que estos les sobrepasaban ampliamente en el número de efectivos.


Después sería trasladado al ejército del norte, donde intervino en alguna de las sucesivas batallas que tuvieron lugar en torno a la defensa de los tres sitios carlistas de Bilbao, en uno de los cuales, como es sabido, perdería la vida el más capacitado de los generales carlistas del momento, Tomás de Zumalacárregui. Combatió en Echarri-Aranaz, en Santa Clara, en Orduña, y durante el primero de los sitios de Bilbao su unidad figuró en la vanguardia de combate, a las órdenes directas de los generales Rafael Arístegui, conde de Mirasol, y de Santos San Miguel. Después participó también en las acciones de guerra de Arrigorriaga y San Miguel, y en la retirada de Puente Nuevo, que no llegó a ser trágica para los liberales por el orden y la calma que los oficiales lograron mantener en el conjunto de las tropas. De guarnición durante los meses siguientes en la capital del Nervión, participó también en el ataque a la ciudad de Galdácano, que le valió al jefe de su unidad, Ramón Alfaraz, los merecidos elogios de parte del comodoro inglés John Hay, jefe de la escuadra de observación británica, que operaba en la ría, y que sería al final de la guerra uno de los valedores del convenio de Vergara.

Durante los últimos meses der 1835 participó en diferentes acciones militares en la comarca de las Encartaciones y el cerro de Cruces, donde tomó parte en el desalojo a la bayoneta calada de un destacamento carlista de mil quinientos hombres, en el marco del segundo sitio de la capital vizcaína. Y entre octubre y noviembre del año siguiente aún tendría que volver a enfrentarse a un tercer asedio carlista de Bilbao, asedio que los liberales sólo lograrían levantar en Navidad, después de la llegada a la zona del propio general Espartero. Ya durante todo el año siguiente, Santa Coloma permanecería de guarnición en Bilbao, participando también en algunas acciones de cierta importancia, como la de Derio el 25 de octubre.

La actuación de Vicente Santa Coloma en el frente de Bilbao le supuso a nuestro héroe la concesión de tres cruces de Isabel II, una de ellas expresamente por su actuación durante el tercer sitio de Bilbao, el de 1836, actuación que le valió además el reconocimiento como Benemérito de la Patria. Por otra parte, también obtuvo en esta época sucesivos ascensos en su carrera militar, a cabo segundo y cabo primero (noviembre de 1835) y a sargento segundo (agosto de 1837). Y en febrero de 1838, un mes después de haber sido herido levemente en la acción de Santo Domingo, fue hecho prisionero de guerra por los carlistas, durante la acción de Puente Nuevo, habiendo logrado salvar la vida gracias a que en abril de 1835 se había firmado el convenio Elliot de intercambio de prisioneros por ambos contendientes; antes de la firma de este convenio era usual en ambos bandos la ejecución de los prisioneros que se tomaban.

Así, el 23 de marzo de 1838, Santa Coloma era liberado junto a otros compañeros liberales, a cambio de otros prisioneros carlistas que a su vez estaban en manos de los isabelinos, reincorporándose de esta forma inmediatamente a su unidad y participando en nuevas acciones de guerra, como el ataque a Erandio y, ya al año siguiente, en la toma de Sodupe (Vizcaya) y en el Valle de Erro (Navarra). En 1840, cuando la guerra carlista ya se había acabado en su frente norte, se encontraba de guarnición en Pamplona, desde donde pasó en el mes de junio a la ciudad de Logroño, incorporándose con su unidad al cuartel del general de jefe de las tropas, Felipe Rivero. Participó también en la persecución desde Trebiana (La Rioja) del general carlista Juan Manuel Balmaseda, que desde Burgos intentaba otra vez llevar la guerra hasta Navarra, formando parte de las tropas que en junio de ese año sorprendieron al cabecilla carlista y le obligaron a escapar hacia Francia.

Una vez terminada definitivamente la guerra, y llegado por fin el momento para él de abandonar el ejército, decidió reengancharse e iniciar en él una carrera profesional, obteniendo por ello un nuevo ascenso, en esta ocasión a sargento primero. Y ya en 1843 le llegaría de nuevo su oportunidad de entrar en la historia, al participar de una manera destacada en la serie de pronunciamientos que provocaron la caída del antiguo héroe liberal, Baldomero Espartero. Éste, regente desde 1841, se había ido creando desde entonces, por la intransigencia con la que había gobernado, la enemistad de una gran parte de los políticos y militares moderados, que ya desde el mismo año de su proclamación se fueron rebelando contra su poder omnímodo. Así, se fueron sucediendo los pronunciamientos, primero sin éxito, hasta que el general granadino Ramón María de Narváez lograría por fin derrotar a los restos de su ejército en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Y es que durante la primavera de 1843 las voces contra Espartero ya se habían oído por gran parte de España, cuando Narváez, que en aquél momento se encontraba exiliado en París, se decidió a regresar a España e iniciar una nueva revuelta contra el regente. Así, pocos días después de haber desembarcado en Valencia, su movimiento fue secundado en varios puntos de España. El 24 de mayo se pronunció abiertamente la ciudad de Málaga, el 26 lo hizo Granada, y a estas dos ciudades le seguirían en los días siguientes otras ciudades andaluzas, como Almería, Algeciras y la propia Sevilla; a mediados de junio, el incendio se había extendido también a otros puntos tan lejanos como Barcelona y La Coruña. Es en este contexto en el que el regente creó el ejército de Andalucía, al mando del general Juan Van Halen, con el fin de intentar combatir la revuelta, incorporando a éste varias unidades, entre ellas el regimiento provincial de Cuenca.

Sin embargo, y aunque el propio Espartero se había incorporado al sitio de la ciudad del Guadalquivir, intentando bombardear sin éxito la ciudad, el regente no logró sus objetivos, teniendo que abandonar la zona pocos días después e iniciar el camino del exilio. Poco tiempo antes, el 20 de junio, al menos una parte del regimiento de Santa Coloma se había adherido también al pronunciamiento, abandonando de esta forma el cerco de Sevilla y dirigiéndose hacia Granada. Uno de esos militares que se pronunciaron contra Espartero fue el propio Vicente Santa Coloma, que además fue el encargado de portar en este momento la bandera del regimiento, tal y como destaca su hoja de servicios: “En 20 de Junio se adhirió al Pronunciamiento Nacional. Fue nombrado para extraer la Bandera de Casa del Coronel del Cuerpo, don Francisco la Rocha, y verificado la condujo a Granada.” La victoria definitiva de los moderados en Torrejón supondría para todos los oficiales y suboficiales de la unidad que participaron en el pronunciamiento el ascenso al grado o al empleo inmediatamente superior al que en ese momento tuvieran, excepto en el caso del propio Santa Coloma, al que se le reconoció al mismo tiempo tanto el grado como el empleo de subteniente. No obstante, sus más inmediatos superiores nunca llegaron a reconocerle el empleo de subteniente, sólo el grado, lo que motivó una reclamación posterior del militar conquense que nunca llegaría a resolverse definitivamente por las más elevadas instancias del ejército.


A finales de ese mismo año, Santa Coloma fue enviado de nuevo en servicio de operaciones por la zona del Maestrazgo, los mismos territorios que diez años antes le habían visto iniciarse como soldado. Allí se encontraban aún algunas partidas carlistas en activo. Entre los meses de enero y marzo de 1844 permaneció acuartelado en Benasal, y en las semanas siguientes se trasladó con su unidad por otros pueblos de la provincia de Castellón, como Ares y Cinctorres., hasta que, una vez pacificada la provincia castellonense, pasó a la de Valencia, y después, a finales de año, estuvo destinado con su unidad a las provincias de Albacete y Murcia. En septiembre de 1845 cambió su situación, pasando a estar en expectativa de destino, y en octubre de 1846 a situación de reemplazo, por haber quedado como sobrante después de la reorganización que en aquel momento se estaba haciendo del arma de infantería. Admitido de nuevo en el cuerpo en septiembre de 1847, en el mes de mayo se publicaba en el Boletín Oficial del Ejército su traslado al regimiento de Saboya. Sin embargo, Vicente Santa Coloma nunca llegaría a ocupar esta plaza: el 25 de mayo, el mismo día que se publicaba su nuevo destino, el Capitán General de Castilla la Nueva enviaba a sus superiores una nota informando de su fallecimiento, que se había producido el 10 de agosto del año anterior.
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS