CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

Datos personales

sábado, 28 de mayo de 2016

El monarquismo de un historiador republicano


Cuenta Pilar Urbano en su libro sobre el fracasado golpe de estado del 23 de febrero de 1981 cierta conversación que mantuvieron en Argentina, poco tiempo después de los hechos el historiador Claudio Sánchez Albornoz y el abogado Rafael Pérez Escolar. En aquel encuentro decía el primero de ellos lo siguiente: “¡No entiendo nada, nada…! ¡Estos políticos acomodaticios…! Mire usted, hace poco me visitó el señor Fraga Iribarne. Y me dijo: ¡Sepa usted que yo soy republicano! Y yo le contesté, pensando en el famoso 23-F y en todo lo que pudo ocurrir: ¡Pues hace usted muy mal! Ahora en España, si se es patriota como usted lo es de arriba abajo, sólo se puede ser monárquico… Sí. ¡Y se lo dice a usted un hombre que ha sido Presidente de la República de España!”.[1]

En efecto, nadie puede dudar del republicanismo del gran historiador español, mantenedor con Américo Castro de la gran polémica que avivó durante mucho tiempo la historiografía española, la polémica sobre la esencia de España. Don Claudio fue ministro de Estado durante la Segunda República, entre los meses de septiembre y diciembre de 1933, durante el fallido gobierno de Alejandro Lerroux y el de Diego Martínez Barrio. Después, al estallar la Guerra Civil, se exilió en la República Argentina, donde ejerció de profesor en las universidades de Mendoza y Buenos Aires. Finalmente, sería también presidente de la república española en el exilio, entre 1962 y 1971. En 1976, después de la muerte de Franco, pudo regresar temporalmente a España, y lo hizo ya con carácter definitivo en 1983, dos años después del fallido golpe de Tejero y de Armada, asentándose en Ávila, donde fallecería en el mes de julio del año siguiente.

¿Por qué entonces aquella aseveración tan monárquica del gran maestro de los historiadores españoles? La respuesta, a mi modo de ver, es clara: cuando un gobierno es débil, como entonces lo era el gobierno de España, es cuando más se necesita un estado fuerte para hacer frente a todos los ataques que puede sufrir. Pilar Urbano ha demostrado que durante aquel doloroso 23 de febrero, ya lejano, el rey don Juan Carlos se mostró como un poder firme, capaz de hacer frente al levantamiento y parar el ruido de sables. Es más: ha demostrado que si en aquel momento el monarca hubiera dudado lo más mínimo y se hubiera puesto del lado de los militares golpistas, hubiera arrastrado con él a la mayor parte del ejército, un ejército que en aquel momento confiaba más en el rey que en la propia Constitución. ¿Habría sucedido lo mismo si en aquel momento el jefe del Estado hubiera sido un político, como lo era, y desde luego que debía serlo, el jefe del gobierno?

Yo creo, con el gran maestro de los historiadores, que en los tiempos que corren en España sólo se puede ser monárquico, aunque uno no lo sea de corazón, como no lo era tampoco don Claudio. En los tiempos actuales el gobierno es más débil que nunca, al menos desde que se cerró ese periodo de la historia que ha sido conocido como la Transición. Hay más corrupción que nunca, corrupción que afecta prácticamente a todos los partidos. La apuesta del separatismo catalán alcanza ahora su punto más álgido, similar sólo a cuando, durante la Segunda República, Luis Companys y otros nacionalistas catalanes proclamaron el estado catalán; aquello acabó con los políticos separatistas juzgados y condenados por rebelión, y encerrados en los penales de Puerto de Santa María y de Cartagena. Y la extrema izquierda, de inspiración totalitaria, que ya ha conseguido el poder en algunas de las grandes ciudades, donde desprotege a su propia policía en el enfrentamiento con los anti-sistema, amenaza con desestabilizar todavía más el país con medidas y propuestas que son propias de los países de raíz estalinista.

Por otra parte, hay países en los que por sus características o por su población la forma de gobierno más apropiada es la República. Como en Estados Unidos, que es una república federal constitucional desde su nacimiento en 1776 y apenas ha sufrido en estos dos siglos y medio alguna crisis política de carácter interno más allá de la Guerra de Secesión, entre 1861 y 1865. La historia nos demuestra, sin embargo, que en España quizá sea necesario un jefe de Estado fuerte, que sea ajeno al sistema de turnismo que es propio del juego político. Durante la Primera República, nacida del periodo revolucionario que a la postre se pudo ver que no sería tan glorioso como se pensaba en 1868, en apenas un año se tuvieron cuatro presidentes de la república y cinco gobiernos diferentes. Durante la Segunda República, que nació de unas elecciones que en realidad eran municipales, y que por lo tanto no debían haber supuesto realmente un cambio radical en la forma de estado, se sucedieron también un número excesivo de gobiernos diferentes, dieciséis si se cuentan también los que se sucedieron durante la Guerra Civil. Es cierto que la inestabilidad gubernamental es una enfermedad crónica en gran parte de nuestra edad contemporánea, pero desde luego durante los períodos republicanos, esa inestabilidad alcanzó las cotas más altas de la historia.



[1] Pilar Urbano. Con la venia… yo indagué el 23F.  Barcelona. –Argos Vergara. 1982. P. 287.
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS