Datos personales

CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

miércoles, 3 de enero de 2018

Amador de Cabrera y la mina de Huencavélica

Hay personas que parecen haber sido olvidados por la historia. Su importan­cia puede ser igual o incluso superior a otros que sí son conocidos por la gente, pero el desconocimiento que se tiene de sus vidas y de sus obras les hace sumergirse en el olvido. Así sucede con Amador de Cabrera, cu­yo descubrimiento de la mina de azogue de Huencavélica, a pesar del carácter de casualidad que éste tiene, como la mayor parte de los descubri­mientos, incluso los más importan­tes, fue decisiva para la minería de plata de Perú.

Amador de Cabrera había nacido en Cuenca durante la primera mitad del siglo XVI, y era pariente del otro Ca­brera, Andrés, el primer marqués de Moya Su presencia en el continente americano data del año 1557, formando parte de la escolta de su paisano Andrés Hur­tado de Mendoza, marqués de Cañe­te, que para entonces ya había sido nombrado vi­rrey de Perú.

Parece ser que, hallándose el día del Corpus del año 1563 en la ciudad peruana de Huamanga, fue el encar­gado de portar el guion durante la procesión. Estorbándole su propio sombrero, del que llevaba prendido un dije de mucho valor, se lo dejó a un muchacho, criado suyo, para que se lo guardara. Pero es el caso que lo perdió o se lo robaron, por lo que no dudó en huir inmediatamente de la ciudad, temiendo que su señor le reprendiera por su torpeza. A los pocos días, el padre del muchacho se presentó ante Cabrera para ofrecerle, en com­pensación a la pérdida del dije, y solicitándole al mismo tiempo el perdón para su hijo, la mi­na de azogue de Huancavélica, cuyo paradero sólo él conocía.

La importancia de la mina de azogue, estribaba, más que en el propio mercurio, en su uso para abaratar los costes de la extracción de plata en las minas de América. Pues si en un principio és­ta se hacía mediante la oxidación del metal para, después de ello, a través de sucesivas fundiciones, separar la pla­ta de los otros metales que constitu­yen las gangas, se pasó posterior­mente a amalgamar la mezcla extraí­da con mercurio. Ello permitía, des­pués de destilar el conjunto resultante de la amal­gama, recuperar tanto la plata como la mayor parte del mer­curio.

Las condiciones de los trabajado­res en la mina eran muy pobres, a lo que contribuía aún más la difícil si­tuación de Huancavélica, en plena cordillera andina, a casi cuatro mil metros sobre el nivel del mar, y en un páramo casi estéril. Aunque en un principio el cinabrio, sulfuro de mer­curio, única mena posible de este me­tal líquido, comenzó a explotarse a cielo abierto. Su escasez hizo necesario excavar galerías profundas que provocaron múltiples accidentes. Además, el polvo del cinabrio era fuente muchas enfermedades e in­toxicaciones entre los mineros, que llegaban a producirles incluso la muerte.

La mina era trabajada por los mi­tayos, indios de la comarca que traba­jaban con arreglo a unos tumos esta­blecidos, de los cuales proviene la pa­labra que les da el nombre (del que­chua "mita", que significa tumo). Los mitayos, en teoría, eran trabajadores libres, y percibían un sueldo por su labor en las minas. Pero realmente el sueldo era tan escaso, y la mortalidad tan elevada, lo que, unido a la huida de los habitantes de la comarca para evitar las condiciones extremas de trabajo en la mina, prácticamente toda la región de Huencavélica quedó despoblada en muy poco tiempo.

Antes de producirse el descubri­miento de esta mina, el mercurio ne­cesario para la extracción de plata en las minas peruanas debía ser importa­do desde el otro lado del océano, desde Almadén y, en menor medida, desde Idria, en Yugoslavia. Pero a partir de este momento, el cinabrio extraído en Huancavélica producía el mercurio su­ficiente para las minas americanas, e incluso para enviar las cantidades so­brantes a los puertos de la península.

Al principio, la mina fue explota­da directamente por el propio Ama­dor de Cabrera, y a su muerte, el conquense la dejó en heredad a un hermano suyo, de nombre desconocido. Pero pronto fue incautada por la corona, que, como sucedió en el resto de las minas americanas, arrendaba a particulares. Los arrendadores esta­ban obligados a vender al gobierno a ella toda la cantidad extraída, pues su transpor­te, distribución y venta a los mineros de plata era un monopolio del estado. Sin embargo, el contrabando de mer­curio llegó a ser muy importante, lle­gando a alcanzar el cuarenta por ciento del mi­neral extraído.

Durante el siglo XVII, la produc­ción de mercurio en Huancavélica disminuyó. Si en el siglo anterior la cantidad de mineral extraído para las minas indianas de plata, era en Huan­cavélica superior a la importada desde la península, a partir principalmente de 1605 se ve igualada, incluso a veces superada por la de Almadén. Esto e debió posiblemente, además de por la antigüedad de los ingenios y por la antigüedad de los hornos, análogos a los más viejos de Almadén, por la escasez de la inversión y por los problemas técnicos técnicos de la mina de Huancavélica. Port todo ello, a partir de 1680 la ex­tracción en las minas peruanas de plata fue bastante más difícil y cara, lo que llegó a causar el declive económico del virreinato de Perú, que, si bien antes había sido el más importante de América, a partir de este momento fue su­perado por el de Nueva España, en Centroamérica. Probablemente, fue esa la causa de que en el siglo XVIII termi­naran los arrendamientos en la mina de Huancavélica, pasando la corona a explotarla directamente.

Publicado en Nuevo Diario del Júcar, 1 de diciembre de 1991





ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS