Datos personales

CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

lunes, 18 de junio de 2018

El calentamiento global: una visión histórica del problema


            “La topografía que actualmente delimita Estambul y su periferia surgió en torno al año 5500 a.C. en medio del memorable fragor de una conmoción de la corteza terrestre llamada a determinar el carácter y la subsiguiente trayectoria vital de la ciudad. Tras el espectacular aumento del nivel del mar debido a la fusión de grandes casquetes glaciares, las aguas del mar penetraron tierra adentro, creando a su paso el estrecho del Bósforo. El mar Negro quedó totalmente transformado, ya que dejó de ser un lago interior y poco profundo de agua dulce para convertirse en un recurso marítimo al venir los mariscos de agua salada a sustituir a los existentes con anterioridad. Puede que el nivel de las aguas del lago primitivo creciera nada menos que 72 metros en tal solo 300 días. El Cuerno de Oro adquirió así la condición de estuario y quedó dotado de varios puertos naturales, alimentados por dos corrientes conocidas como las Aguas Dulces de Europa: Kydaris y Barbyzes. En la creación de este nuevo mundo fueron muchos los seres que perdieron la vida, ya que actualmente están aflorando del fondo del mar Negro diferentes signos de habitaciones humanas, así como edificios sumergidos y maderos labrados. Hay quien estima que en menos de un año se precipitaron más de 41.500 hectómetros cúbicos sobre la plataforma terrestre, inundando una superficie superior a los 1.500 kilómetros cuadrados. El acontecimiento destruyó el mundo conocido, pero posibilitó el surgimient0 de una ciudad de primer orden.”[1]
Las palabras son de la historiadora británica Bettany Hugnes, y han sido extraídas de su magnífica monografía sobre la ciudad turca de Estambul, nacida a caballo de dos mundos y de dos continentes. Deben ser sacadas a colación cuando hablamos del controvertido tema del cambio climático: el hombre, con su afán desmedido por un progreso y el desarrollo no sostenible, es el único culpable de ese aumento desmedido de la temperatura global del planeta, mediante la acumulación en la atmósfera de gases de efecto invernadero. Pese a que la teoría no ha sido demostrada todavía de manera científica, los defensores de la misma vienen, de un tiempo a esta parte, aumentando de forma exponencial, conforme aumenta también la propia temperatura del planeta, hasta el punto de que los escépticos, negacionistas de la supuesta teoría, son tratados muchas veces como unos locos, sesgados por su propio interés, y hasta hay una corriente de opinión que pide declarar el negacionismo  poco menos que un crimen contra la humanidad, como demostró el político inglés Nick Griffin, líder del British National Front, quien en el año 2015 advirtió de una iniciativa en el Parlamento Europeo para penalizar la negación del cambio climático.
Desde luego, el cambio climático existe. Negar la evidencia no puede llegar a ninguna parte. En los últimos años se viene produciendo un progresivo aumento de la temperatura en la corteza terrestre, aumento que provoca el deshielo de los casquetes polares, lo que a su vez incide en que aumente el nivel del mar. Y negar la importancia que el proceso puede tener en el futuro sobre los ecosistemas más débiles, también es negar lo evidente. Hace unos ocho mil años, cuando se abrió el estrecho del Bósforo, separando un poco más los continentes asiático y europeo, y transformando el lago interior de agua dulce que hasta entonces había sido el mar Negro en un nuevo mar de agua salada, desaparecieron multitud de animales y de plantas, que tenían allí su frágil ecosistema. Eso es algo que, sin duda, podría suceder de continuar el actual aumento de la temperatura terrestre.
Otra cosa es llegar a pensar que el hombre pueda ser el único responsable de la actual situación, pensar que el ser humano es tan importante que puede ser capaz de derrotar él sólo a la naturaleza, que ésta no sea capaz de regenerarse a sí misma, adaptándose a las nuevas circunstancias. Hace unos ocho mil años, cuando se abrió el estrecho del Bósforo, la presión del hombre sobre la naturaleza no era tan asfixiante como lo es en la actualidad, y sin embargo, el aumento de la temperatura también fue un hecho entonces, como también lo ha sido en repetidas ocasiones, de manera intermitente desde hace casi un millón de años, en los diferentes periodos interglaciares que se fueron sucediendo durante la era cuaternaria. ¿Cómo interpretar aquellas variaciones de la temperatura del globo, cuando no existían todavía ni el humo de las Fábricas y de los coches, ni los gases producidos por los aerosoles del hombre moderno? Se dice que aquello sucedió hace mucho tiempo, y se buscan unas posibles causas difíciles de poder ser demostradas para explicar un hecho que contradice la teoría oficial del cambio climático, pero lo cierto es que también la historia y los registros arqueológicos inciden en el tema.
Se ha llamado “periodo cálido medieval”, u “óptico climático”, a una época histórica que se inició hacia el siglo X, y que afectó especialmente a toda la zona norte del océano Atlántico, pero también a otras regiones del planeta. Es algo que los paleoclimatólogos han venido observando a partir del estudio de los bloques de hielo, algunos depósitos lacustres y, sobre todo, la dimensión de los anillos de los árboles. Cuando Groenlandia fue descubierta en el año 986 por grupos de exploradores vikingos y normandos procedentes de Islandia, le dieron precisamente este nombre, Gronland, que en su idioma significa “tierra verde”, lo que nos da una idea cercana del paisaje que entonces presentaba la isla, hoy convertida en una extensa llanura de hielo casi permanente.
La situación cambió a partir del siglo XIV, en la última etapa de la Edad Media, cuando las temperaturas empezaron a descender apresuradamente, hasta alcanzar niveles mucho más fríos y gélidos que en la actualidad, en lo que ha venido a llamarse “pequeña edad del hielo”, periodo que se extendería aproximadamente a los años intermedios del siglo XIX. Durante este periodo, por otra parte, se alcanzaron tres mínimos históricos, hacia los años 1650, 1770 y 1850, que incidieron sobremanera en las cosechas en todo el continente europeo y también en Norteamérica. Desde entonces, se ha venido observando un calentamiento global en el conjunto del planeta que, es cierto, viene siendo mucho más acuciante en los últimos años, pero que no tiene al hombre como su único causante.
Los historiadores han buscado las causas de estos cambios climáticos, además de en los propios sistemas de interacción entre la atmósfera y los océanos, y en la variabilidad natural del clima. Así, para la pequeña edad del hielo han podido observar una clara disminución de la actividad solar, así como también un aumento inusitado de la actividad volcánica, algo que no puede pasar desapercibido para el lector actual, en un año en el que se ha producido un inverno más frío de lo normal, dentro de ese calentamiento global en el que nos hallamos sumidos, un año en el que se han producido erupciones importantes tanto en Hawai como en Guatemala. ¿Simple casualidad, o confirmación de una idea?
No trato en esta entrada de buscar causas y motivaciones de un proceso que no es tan nuevo como parece, sino de constatar históricamente que la idea del cambio climática es algo que se ha venido repitiendo a través de los tiempos. Pero si el hombre no es el único causante de que la temperatura del planeta haya venido creciendo en los últimos años, también es cierto que algo ha debido de influir en ello. Y si el proceso es en origen algo ajeno a él, como creo, también es verdad que desde todos los gobiernos, y a la mayor brevedad posible, se deben tomar las medidas necesarias para evitar que se abreve todavía más un problema que, sin lugar a dudas, influirá, más pronto que tarde, sobre el propio ser humano, hasta límites probablemente catastróficos.



[1] HUGHES, BETTANY, Estambul, la ciudad de los tres nombres, Crítica, Barcelona, 2018.

ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS