Datos personales

CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

sábado, 28 de enero de 2017

La ermita de San Julián en el siglo XIX


Cuenta la tradición que San Julián, segundo obispo de Cuenca, se acercaba al paraje conocido como el Tranquillo, en compañía de su fiel criado Lesmes, cada vez que la administración de la diócesis se lo permitía, para orar. Obligaciones que debían ser muchas en aquel momento, por otra parte, en una época en la que la frontera entre cristianos y musulmanes todavía no se había alejado mucho de la ciudad, y cuando ésta se hallaba además en pleno proceso de repoblación. Cuenta la tradición, también, que en aquel paraje, junto a la hoz del Júcar, ambos, prelado y criado, al amparo de la  cueva que existe junto a la ermita, trenzaban con sus manos los cestillos de mimbre que luego vendía para hacer más soportable la pobreza de algunos de sus feligreses. El lugar, todavía, es uno de los espacios que permanecen con más fuerza en el imaginario de muchos conquenses, incluso entre los jóvenes: San Julián el Tranquillo, que no Tranquilo, porque aquél y no éste es el nombre que el espacio ha recibido desde entonces.

Existe entre los fondos del Archivo Histórico Provincial de Cuenca un documento que demuestra la antigüedad de una tradición que todavía sigue reuniendo cada 28 de enero a multitud de conquenses en torno a la ermita del santo limosnero[1]. Se trata de una carta de obligación y arrendamiento que el 19 de enero de 1803, sólo unos días antes de la celebración de la festividad del santo patrón, firmaban ante el notario Diego Antonio Valdeolivas, un tal José Pérez Luján como parte interesada, y su hermano Juan Antonio Pérez Luján como fiador de aquél, de todos los terrenos que rodeaban a la ermita. En dicho documento se reconoce que la titularidad del lugar correspondía al deán y al cabildo diocesano en su conjunto, por lo que uno de los canónigos del cabildo, Juan Bautista Loperráez, en representación de todos los demás, arrendaba a dicho Pérez Luján, “el santuario y sitio titulado de San Julián el Tranquillo, sito en su cerro titulado de este nombre, extramuros de la ciudad, y para el que he sido nombrado de elección de dicho señor por santero de la misma hermita, en unión de José Villarejo, mozo soltero.” Son palabras del propio José Pérez Luján, de las que el citado notario da fe en el documento.

A continuación, el escrito cita las diversas obligaciones a las que el santero nombrado debía hacer frente: mantener abiertas y de manera adecuada las tierras que conforman el paraje; mantener limpios y en buen estado los árboles y las parras que habían sido plantadas (el lugar está ahora cubierto en su mayoría por unos pinos de repoblación que nada tienen que ver con el espacio natural que había a principios del siglo XIX), sin cortar ninguno de los árboles para su beneficio personal, y respondiendo personalmente de aquellos que hubieran sido cortados; mantener en buen estado el resto de los bienes del paraje, “reparando las paredes con la limpia del Escalón o subida a la hermita” (parece claro que el documento se está refiriendo a lo que hoy se conoce como el Escalerón, una de las dos subidas naturales a la ermita desde la ciudad); y tener limpio el propio edificio del templo, así como la casa anexa, que como puede verse, ya existía para entonces. Finalmente, mantener en perfecto estado el conjunto de todos los ornamentos sagrados, con el fin de que pueda celebrarse con normalidad el sacrificio de la Misa. Para ello se había realizado un inventario de todos esos ornamentos, que serían devueltos al canónigo Loperráez, tal y como éste se los había entregado antes al santero, la víspera del día de Todos los Santos, es decir, el día 1 de noviembre de ese año.


El arrendamiento, por otra parte, no tenía una fecha concreta de vencimiento, sino que éste sería a voluntad del protector del lugar, es decir, del canónigo Loperráez en representación de sus compañeros del cabildo. Por su parte, el santero se obligaba a pagar cada año, por el tiempo de la Navidad, la cantidad de cien reales de vellón, y como contrapartida, se aprovecharía del beneficio obtenido tanto por las limosnas de los creyentes que acudieran al lugar como los productos obtenidos por los árboles y las otras plantas que tenía a su cuidado. Y en el caso de no haber hecho frente en su tiempo al pago de los cien reales, José Pérez Luján se obligaba también por este documento al pago de cuatrocientos maravedíes de salario a aquellas personas que tuvieran que entender en la cobranza de la deuda por cada día empleado en dicho cobro. Por su parte, Juan Antonio Pérez Luján, como hermano y fiador del santero, se obligaba también en los mismos términos de pago que éste.

Y después de los términos jurídicos de rigor en un documento de estas características, firman ante el escribano los tres testigos que también son usuales en estas escrituras, que en este caso fueron Anselmo María Calvo, José Mateo y Pascual García del Peso.



[1] Archivo Histórico Provincial de Cuenca. Sección Notarial. P- 1540. Sin foliar.
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS