Datos personales

CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Dos novelas históricas de autor conquense



En esta ocasión quiero comentar dos novelas históricas que, si bien son muy diferentes entre sí, tanto en cuanto al tratamiento como al tema que narran, tienen algunas cosas en común, como el hecho anecdótico de que se trata en ambas ocasiones del primer libro publicado por sus autores, como por ser los dos, jóvenes escritores relacionados con nuestra provincia, uno por nacimiento y el otro por tener en ella raíces familiares muy pronunciadas.
La primera novela se titula Roma Victrix. El último lobetano, y su autor es David Izquierdo Santose. Se trata de una profusa narracción cercana a las mil páginas, que trata el tema de la invasión y conquista de la meseta por las tropas romanas, allá por el siglo primero a.C. Como se dice ya desde el mismo título, su protagonista es Gerión, el último guerrero lobetano, quien tuvo que asumir el final de su pueblo, un pueblo que históricamente se repartía con el de los olcales la actual provincia de Cuenca, aproximadamente. Se trata por lo tanto de alguien que se vio obligado a vivir entre dos épocas diferentes, dos mundos contrapuestos. A pesar de ser un voluminoso texto, y a pesar de trararse de lo que se ha venido a llamar una novela-río, con multiplicidad de personajes que aparecen y desaparecen a lo largo de la narracción, su lectura es sencilla, y como dice su prologuista, Francisco Martín Hernández, profesor emérito de la Universidad de Salamanca: "Gracias a su protagonista se consigue lo que tanto ha ilusionado al autor de esta narracción: ahondar, a través de su amplísima galería de personajes, en las raíces de nuestro ser hispano, encontrar las vetas de nuestra cultura, los valores que la marcaron y los soportes de nuestra civilización, con el entronque de dos pueblos indomables, el celtíbero y el romano, del que a la postre nace una nueva raza y hasta una nueva nación, esa Hispania que hoy llamamos España".
El otro texto es El Señor de Lordemanos, del que es aytor Miguel Badal Salvador. Este joven escritor, valenciano de nacimiento pero entroncado familiarmente en el pueblo serrano de Cañete, ha escrito también una novela diferente, ambientada en la Galicia medieval, concretamente en una época, el siglo XI, caracterizada por la lucha de bandos y la guerra total, una guerra a la que no eran ajenos incluso los que estaban consagrados a Dios. El protagonista de la narracción es un personaje histórico, Cresconio, obispo de Santiago de Compostela, que en la tercera década de aquella centuria fue encomendado por la nobleza del reino para buscar ayuda entre los vikingos, asentados desde algún tiempo antes en las costas gallegas, con el fin de poder expulsar de las tierras leonesas a un grupo de soldados vascones al servicio del rey de Navarra. Se trata, en definitiva, de un hermoso libro, diferente. De él ha escrito Miguel Romero lo siguiente: "Miguel Ángel Badal crea el ambiente adecuado, sosiega el espíritu de sus creencias y lo traslada a una narrativa viva, intensa, virtual y léxicamente perfecta. Es un dominador del lenguaje, utilizando sabiamente la forma sobre el fondo y el fondo sobre la forma, en acepciones del tiempo histórico al que alude su trama, su contenido, su propio argumento".
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS