CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

Datos personales

jueves, 22 de marzo de 2018

Una estirpe de cofrades e impresores: los Mariana y la hermandad del Paso del Huerto


        La Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto, que todavía desfila en la tarde del Jueves Santo, es una de las más antiguas de las que participan en la Semana Santa conquense. Aunque para algunos de los autores que han tratado superficialmente el tema, su antigüedad apenas debe remontarse hasta mediados del siglo XVIII, mi trabajo monográfico sobre la cofradía ha demostrado claramente la existencia de la hermandad, al menos, desde cien años antes, incorporada por entonces al poderoso Cabildo de la Vera Cruz, el cual, por otra parte, hunde sus raíces en el primer cuarto del siglo XVI. Sin embargo, la pérdida de todos sus fondos documentales anteriores a la Guerra Civil hace muy difícil el seguimiento cronológico de ese proceso histórico que terminó por convertirla en una hermandad independiente, aunque formando parte, eso sí, de la Archicofradía de Paz y Caridad precisamente en esos mismos años, o quizá un poco antes, en que trasladaba su residencia, desde la vieja ermita de San Roque, arrasada por las tropas francesas, hasta la de San Antón, o Virgen de la Luz, siguiendo los pasos del resto de hermandades que habían formado parte del cabildo de la Vera Cruz.

        Uno de esos aspectos es la “joya”, una delicada pieza de orfebrería que cada Jueves Santo porta en la procesión la imagen de Jesús. Está formada por un medallón de plata dorada, quizá del siglo XVIII o del XIX, rodeada por una delicada filigrana de plata de la escuela salmantina o de la Tierra de Campos, también del XIX. En una de sus caras aparece la imagen de Cristo en la Cruz, rodeado por tres santos mártires. En la otra cara se representa, en una composición vertical, las tres personas de la Santísima Trinidad, flanqueadas a la altura del Hijo por una Virgen coronada y San Miguel Arcángel. Dejando aparte ahora absurdas leyendas de apariciones míticas y ladrones arrepentidos, con las que ha sido atribuido el origen de la pieza en el inventario de la cofradía, diversos autores, siguiendo a Ángel Martínez Soriano, afirman que se trata de una donación realizada a la misma por un desconocido señor de Mariana, el mismo que, por otra parte, había donado la propia imagen titular de la hermandad.



        Conocemos los nombres de aquellas personas que ejercieron desde 1741 el cargo de secretario de la hermandad; en esa fecha se habían aprobado los nuevos estatutos, y quizá en esa misma fecha fue cuando se produjo la definitiva independencia de la hermandad respecto del cabildo matriz. No creo necesario nombrar los que ocuparon el cargo desde esa fecha hasta 1814; sólo serviría para acumular datos innecesarios de momento, alejándonos del tema real que nos ocupa y que ya adelanté en parte en la monografía que hice de la hermandad, confirmado después por nuevas referencias bibliográficas: el apellido Mariana; linaje que mantuvo este cargo en la hermandad durante casi setenta años. Es, por lo tanto, una buena parte de la historia más oscura de nuestra cofradía, y ahí radica la importancia de estudiar la personalidad de esta estirpe de origen levantino.

        Sin duda, la inexacta referencia alude más a este hecho, la dirección de la hermandad durante bastantes años por una familia de este apellido, que a una inexistente y apócrifa relación jurisdiccional. Era el año 1814 cuando Valentín Mariana sustituía como secretario de la Venerable Hermandad del Paso del Huerto a Calixto Calvo. Nada más es lo que sabemos sobre su personalidad, y sin embargo Fermín Caballero, en su estudio sobre la prensa conquense, publicado ya en 1869, decía lo siguiente: “Vino a rivalizar con ella (se está refiriendo a la imprenta establecida en la ciudad en 1801 por Fernando Antonio de la Madrid) otra de Valencia, que estableció en 1822 D. Valentín Mariana, más le duró poco a este desgraciado artista la residencia y la profesión en Cuenca. Habiéndose significado liberal, cosa entonces no común, y más chocante en un pueblo levítico, la reacción se cebó en él, y le hizo emigrar a su país en 1824, cerrándole la imprenta, so pretesto (sic) del mal uso que podía hacer de ella contra el Gobierno absoluto. No daban motivo a este rigor arbitrario las pocas impresiones del librero valenciano, en el breve período de su permanencia entre nosotros; más el hecho fue que la imprenta de Mariana quedó proscrita, sin que las gestiones de la familia, aún después de fallecido D. Valentín, alcanzarán habilitación para utilizar un capital parado, con graves perjuicios de sus dueños.”

         Dejando de lado algunas de las afirmaciones realizadas por el político conquense, un tanto inexactas como veremos, hay que incidir en lo que realmente aquí nos interesa: la seguridad de que estamos hablando de la misma persona. Aunque a primera vista los datos cronológicos no coinciden (no podía ser en ese caso nuestro personaje secretario de la hermandad en 1814, ocho años antes de su llegada a Cuenca según Caballero), más si tenemos en cuenta que permaneció en el cargo hasta 1826, dos años después, según esa misma fuente, de su marcha de la ciudad, todo nos hace pensar que el insigne político conquense cometió algunos errores de datación, sobre todo si tenemos en cuenta que los sucesores de Valentín Mariana al frente de la hermandad, coinciden también con los nombres de los que le sucedieron también como gerentes de la imprenta familiar, imprenta que fue restablecida en Cuenca algunos años después. Por otra parte, a partir de ese momento la precisión cronológica entre unos datos y otros es más exacta. Y como además no era raro en aquella época, marcada por un alto índice de analfabetismo, la sucesión de padres a hijos en un cargo de estas características es fácil suponer que en realidad la imposición del gobierno absolutista sobre Valentín Mariana consistió solamente, y ya es mucho, en el cierre del negocio durante casi diez años. En todo caso, el exilio, si acaso se produjo, no debió durar demasiado tiempo.

        En efecto, a Valentín Mariana le sucede como secretario Pedro Mariana. Y vemos lo que Fermín Caballero escribía asimismo sobre un impresor de este nombre establecido también en Cuenca: “Se engañaron, sin embargo, los que creyeron que la imprenta liberal no reaparecería en Cuenca. En 1833 se trasladaría aquí desde Valencia D. Pedro Mariana, hijo de D. Valentín, con una tipografía nueva que, mejorada y ampliada sucesivamente, reivindicó la memoria familiar, y es hoy una de las existentes (recordamos que estas palabras se escribían en 1869), dirigida por D. Manuel Mariana, hijo y nieto de los precedentes.” Sobre este Manuel Mariana hablaremos en su momento; ahora me interesa recalcar que fue precisamente en 1867 cuando sustituyó a su padre, tanto en la dirección de la imprenta como al frente de la hermandad. Esta coincidencia demuestra de manera clara otra vez que se tratan de las mismas personas, y que ambas sustituciones sólo pudieron deberse a un hecho lógico: el fallecimiento de don Pedro.

       Sobre el impresor Pedro Mariana nos da también algún dato Félix González Marzo, investigador de los procesos desamortizadores en la provincia de Cuenca. Según él, nuestro personaje especuló con la adquisición de algunos bienes desamortizados, en ocasiones solo y otras veces en compañía del abogado Julián de Mora, en los términos municipales de Motilla del Palancar y Chillarón, durante el período de Mendizábal (1836-1845), y en los de Cuenca, Arcos de la Cantera, Alcohujate y Palomera, ya en el período de Madoz (1855-1886). Y aquí vienen a colación otra vez ambas donaciones, la de la joya y la del propio paso. ¿Puede tratarse del mismo Pedro Mariana, y que de esta manera pretendía acallar su conciencia de especulador afortunado, como otros lo hicieron con fundaciones de carácter benéfico? No podemos decirlo con seguridad, pero la cantidad que habría ganado con la compraventa de los bienes desamortizados bien podría permitírselo.

        Ya hemos dicho que éste fue sucedido en el cargo por Manuel Mariana en 1867. Sabemos que aquel primer año de su mandato era además vicepresidente de la archicofradía de Paz y Caridad, pues como tal solicitaba en su nombre al obispado aclaración a dos puntos oscuros de las nuevas constituciones que habían sido aprobadas dos años antes. Nada más conocemos de su mandato al frente de la hermandad, hasta que en 1882 era sustituido en el cargo por Victoriano Sanz Castellanos. Por otra parte, en 1883 la imprenta que había heredado de su padre, y que hasta ese momento recibía su nombre, pasaba a denominarse de “Viuda de Mariana”, de lo que se desprende el motivo de su sustitución también al frente de la hermandad: su fallecimiento o, en todo caso, una grave enfermedad que terminaría por causarle la muerte apenas unos meses después.  Todo lo que podemos hacer sobre ello son meras especulaciones. Sí podemos afirmar, sin embargo, que, como periodista, había dirigido entre 1871 y 1873 el semanario “El Magisterio Conquense”, periódico de carácter educativo, como su propio nombre indica, hecho que les lleva a afirmar a Angel Luis López Villaverde y a Isidro Sánchez, estudiosos de la evolución de la prensa conquense en los últimos años, que su verdadera profesión era la de maestro.


        ¿Qué razones extrañas pudieron desencadenar que una estirpe de impresores y libreros como la de los Mariana, además de origen valenciano si hacemos caso de Fermín Caballero, ejercieran durante tantos años la secretaría de esta hermandad conquense? Hay que decir que quizá ese origen valenciano no fuera tan claro, pues hemos constatado la existencia de ese apellido en nuestra ciudad en tiempos anteriores a la instalación de la primera imprenta familiar. La pérdida aludida de los archivos nos impide afirmar nada en este sentido, aunque es fácil suponer que la citada donación de la imagen, en el caso de que ésta se produjera antes incluso del proceso desamortizador, no fuera ajena a ello. En el caso concreto que nos ocupa, el proceso cronológico ha podido seguirse a través de otras fuentes diferentes, ajenas a la propia hermandad. Pero otras muchas veces los estudiosos del pasado no tenemos tanta suerte. Muchos datos históricos de nuestras hermandades se han perdido para siempre, ya sea por culpa del desinterés que han mostrado las personas que han formado parte de las directivas, ya sea, por el contrario, debido a la mala costumbre que se ha tenido de considerar como un bien propio y particular la documentación, mucha o poca que por razón de su cargo ha ido cayendo en sus manos.
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS