Datos personales

CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

jueves, 19 de abril de 2018

Los nuevos linajes nobiliarios conquenses Carrillo de Albornoz y Carrillo de Acuña


Si bien la ciudad de Cuenca se había visto, desde el primer momento de su conquista, libre de una jurisdicción señorial, las élites nobiliarias conquenses, enriquecidas en gran parte gracias a la ganadería, y a los derechos que generaba esa ganadería, fueron copando una red señorial de gran importancia por toda la sierra, alrededor de esos terrenos que seguían siendo de la ciudad de Cuenca. La familia Albornoz fue paradigmático en este sentido. Descendiente de uno de los caballeros que habían participado en la conquista de Cuenca, Gómez García de Aza (de origen borgoñón y navarro, señor de Aza, Ayllón y Roa), fue premiado por su participación en la conquista de Cuenca con el señorío de Albornoz. Su hijo, Fernán Gómez de Aza, segundo señor de Albornoz cambió el apellido familiar, adoptando de esta forma el nombre de la villa, iniciando de esta forma un linaje que, en el siglo XIV, sobre todo, era el más importante de la ciudad, y uno de los más señeros de Castilla.

La familia iría con el tiempo obteniendo nuevos señoríos durante los sucesivos señores de Albornoz: Pedro Fernández de Albornoz, Fernán Pérez de Albornoz, Alvar Fernández de Albornoz, Garci Álvarez de Albornoz (1327-1328, padre del futuro cardenal Gil de Albornoz), Alvar García de Albornoz (1328-1374), Micer Gómez García de Albornoz (1374-1380), Juan de Albornoz (1380-1389) y María de Albornoz (1389-1440). De tal forma que, en la mitad del siglo XV, la última descendiente directa del linaje, María de Albornoz, poseía por ella misma más de treinta señoríos, extendidos por todo el norte de la provincia de Cuenca. A su muerte, algunos de sus señoríos pasaron a su única hermana, Beatriz de Albornoz, pero la mayor parte de ellos pasarían a otros linajes, como Álvaro de Luna, los Mendoza, y Gómez Carrillo y Castañeda.

Y aquí viene a colación uno de esos nuevos linajes surgidos entre las élites de poder conquenses a lo largo de todo el siglo XV. Y es que en esta época, durante las guerras nobiliarias que asolaron primero el reinado de Juan II, y más tarde también durante las guerras civiles entre Enrique IV y sus hermanos, nuevas familias se vinieron a asentar también en los lugares cercanos a la ciudad de Cuenca, emparentando con las élites antiguas, e incorporándose de esta forma a esa oligarquía conquense. Surgieron así nuevos linajes, como los Carrillo de Albornoz, surgido a raíz de la unión matrimonial entre Gómez Carrillo y Casteñeda, señor de Ocentejo y Paredes, con Urraca Álvarez de Albornoz, señora de Portilla y hermana del cardenal Gil de Albornoz, o los Acuña. De esta manera, los Carrillo de Albornoz eran primos, y no demasiado lejanos, de la última señora de Albornoz. También lo era don Álvaro de Luna, pues su padre, Álvaro Martínez de Luna, era hijo de Juan Martínez de Luna y de Teresa de Albornoz, quien a su vez era una de las hijas de Micer Gómez de Albornoz.

Gómez Carrillo, el fundador del linaje Carrillo de Albornoz, había sido alcalde mayor de los Hijosdalgo de Castilla, y ayo del futuro rey Juan II. Por su parte, Urraca Álvarez de Albornoz, había nacido en Carrascosa del Campo, otro de los pueblos que estaban bajo la jurisdicción de las diversas ramas de este linaje. Y ambos tuvieron cuatro hijos, entramando de esta manera, de forma definitiva, los dos linajes familiares. El mayor, Álvaro, heredaría gran parte de los señoríos familiares de su padre, principalmente los de Ocentejo, en la provincia de Guadalajara, y Cañamares, ya en la de Cuenca, y sería un nieto suyo, quien recuperaría algunos de los pueblos que habían sido de los Albornoz, como Torralba. Mientras tanto, su hija Teresa heredaría los de Portilla, Paredes y Valtablado de Beteta. Por su parte, María Carrillo de Alarcón contraería matrimonio con Martín Ruiz de Alarcón, cuarto señor de Valverde, descendiente del conquistador de Alarcón en tiempos de Alfonso VIII, Fernán Martínez de Ceballos.
Casa palacio de los Carrillo de Albornoz. Sobre su solar
fue edificado el palacio de la Audiencia Provincial, y sólo
quedó del viejo edificio, como testigo vivo de su historia,
las columnas de su patio.

Sin embargo, de todos los hijos de Gómez Carrillo, el que pasó a la historia como uno de los grandes eclesiásticos de su época, fue Alonso Carrillo de Albornoz. Nacido también, como su madre, en Carrascosa del Campo, en una fecha desconocida de finales del siglo XV, como segundón que era de una importante familia nobiliaria supo desde el primer momento que estaba destinado a seguir la carrera eclesiástica, alcanzando a una edad muy temprana, gracias sin duda al patrocinio de sus importantes familiares, arcediano de Cuenca. En el consistorio de 22 de diciembre de 1408 era nombrado cardenal diácono de San Eustaquio, algo a lo que probablemente no sería ajeno el parentesco que su familia tenía con el Papa Benedicto XIII, Pedro Martínez de Luna, a cuya familia había pertenecido también su tía abuela, Teresa de Luna, la madre del cardenal don Gil. Lo cierto es que fue uno de los cardenales que durante el cisma se mantuvo fiel a su pariente, y sólo a partir de 1416 pidió por escrito a éste que abdicase, en beneficio del nuevo Papa, Martín V, y sobre todo en beneficio del conjunto de la Iglesia. Fue administrador de las diócesis de Salamanca y de Osma y abad de la colegiata de San Miguel Arcángel de Alfaro (La Rioja). En 1422 fue nombrado obispo de Sigüenza, aunque nunca residió en su diócesis, pues desde dos años antes venía desempeñando el cargo de legado papal en Bolonia. Ya nunca regresaría a España, ejerciendo nuevos cargos en los estados pontificios. Desde 1423 fue cardenal presbítero de los Cuatro Santos Coronados, y desde 1428 archivicario de la basílica de San Juan de Letrán. Tuvo un papel preponderante durante el concilio de Basilea, y nombrado vicario en Aviñón en 1433, falleció al año siguiente, poco después de su regreso a la ciudad suiza.

También es paradigmática de esta nueva situación el caso del señor de Buendía, Lope Vázquez de Acuña, descendiente de un linaje portugués, los Cunha, que había tenido que emigrar a Castilla a raíz del enfrentamiento dinástico que se produjo en su país entre los infantes, Juan y Dionis, y la nueva dinastía Avis. Sobre ellos ya he hablado en esta misma tribuna en alguna ocasión anterior, por lo que no creo conveniente la necesidad de insistir en el tema. Tan sólo quiero recordar que, por sus servicios a la corona de Castilla, y en recompensa por el abandono que había tenido que hacer de sus posesiones en el país vecino, Enrique III le entregó los señoríos de Buendía y Azañón. Casado con Teresa Carrillo de Albornoz, quien era hija precisamente de los fundadores de este linaje, los señores de Paredes y Portilla, pasó pronto también a la ciudad de Cuenca, donde ocupó, como el resto de su familia política, importantes cargos concejiles. Uno de sus hijos, Pedro Vázquez de Acuña, fue premiado por el infante Alfonso con el condado de Buendía; otro de ellos, Alonso Carrillo de Albornoz, siguió como segundón de la familia la carrera eclesiástica, llegando a alcanzar el arzobispado de Toledo.


Entrada a la capilla de Caballeros de la catedral de Cuenca,
patronato de los linajes Albornoz y Carrillo de Albornoz.


ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS