Datos personales

CURRICULUM LITERARIO E INVESTIGADOR

Julián Recuenco (Cuenca, 1964) es licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con una tesis sobre "El tribunal de Curia Diocesana de Cuenca durante el reinado de Fernando VII (1808-1836)", publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fruto del ciclo de conferencias que dirigió en la sede conquense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo durante los años 2014 y 2015, sobre historia contemporánea de Cuenca, ha coordinado el libro colectivo titulado "Entre la guerra carlista y la Restauración. Cuenca en el último tercio del siglo XIX", publicado en el año 2016 por la Diputación Provincial de Cuenca. Su último libro publicado es "El león de Melilla. Federico Santa Coloma: un general a caballo entre el liberalismo y el africanismo", una biografía de este desconocido militar conquense que vivió a caballo entre la Tercera Guerra Carlista y la Guerra de África, también por la Diputación Provincial. Su trabajo más reciente, en el que está sumido actulmente, forma parte del proyecto de la Biblioteca de Autores Cristianos "Historia de las diócesis españolas", para el que está realizando el capítulo correspondiente a la historia de la diócesis de Cuenca en el período contemporáneo.

Ha realizado también diversos estudios sobre religiosidad popular y cofradías de Semana Santa, entre las que destaca el libro "Ilustración y Cofradías, la Semana Santa de Cuenca en la segunda mitad del siglo XVIII", que fue publicado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Júcar en el año 2001, y "Cruz de guía", un acercamiento a la Semana Santa de Cuenca desde el punto de vista de la antropología y de las religiones comparadas. Así mismo, es autor de diversas monografías que tratan de la historia de algunas de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca: Santa Cena, Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto (de San Antón), Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y María Santísima del Amparo, Nuestra Señora de la Soledad (del Puente), Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol y Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna.

En el campo de la creación literaria, ha ganado diversos premios de relatos, poesía y novela. Es autor de las novelas "El papiro de Efeso" (1998), "La mirada del cisne" (2007, Premio Ciudad de Valeria de novela histórica), "El rehén de Cartago" (2009), "Segunda oportunidad" (2011), y "El hombre que vino de Praga" (2016), de los poemarios "El hombre solo" (2007), Premio Villa de Arcas Eduardo de la Rica), "La ciudad vertical (2009), "El salón de baile" (2013, finalista del IV Certamen Poeta Juan Calderón Matador), y "Luna llena de Parasceve" (2013), publicado por la Junta de Cofradías dentro del programa oficial de Semana Santa), así como también de un libro de viajes "Crines de espuma" (2007) y de una colección de relatos, "Tratado de los espejos" (2008).


En la columna principal de este blog, además de las últimas entradas al mismo, se ofrecen a continuación algunos datos sobre el curriculum profesional de Julián Recuenco como historiador. En primer lugar, mediante diferentes enlaces, se puede acceder a diversos ensayos, artículos publicados en revistas especializadas o en libros, y que son accesibles también en diferentes páginas de internet, y algunos artículos, fruto de sus colaboraciones con diferentes portales (El Portal de tu Ciudad, Globedia), así como algunas reseñas sobre sus obras o colaboraciones con diferentes páginas web; todo ello, como se ha dicho ya, accesible en diferentes sitios de internet. Finalmente, diversos artículos publicados en estos últimos años relacionados con su trayectoria profesional.

En la columna lateral, a continuación del archivo del blog (índice en el que se puede hacer un repaso a todas las entradas publicadas, más allá de las cuatro últimas, accesibles desde la columna principal), de una estadística de los accesos realizados al blog, y del acceso a la página personal del autor en el portal Dialnet de la Universidad de La Rioja, el lector interesado puede acceder, mediante el epígrafe NOTICIAS HISTÓRICAS, a una serie de materiales que no son ya propios del autor, noticias de indudable interés histórico a juicio de éste, ordenadas de acuerdo a tres temas diferentes: !Cuenca en la historia", "España en la historia" e "Historia del tiempo presente". y a continuación, mediante el epígrafe ACCESO AL BLOG FOTOGRÁFICO, podrá acercarse a otra de las aficiones del autor del blog, la fotografía.

En los apartados siguientes de esta columna se presentan otros materiales, como entrevistas realizadas al autor, y fotografías de éste con diferentes historiadores y escritores. A partir de ahí, la columna vuelve a desdoblarse: por una parte, toda su producción bibliográfica de carácter histórico, tanto libros propios como libros en colaboración, con los correspondientes accesos a los portales donde pueden ser adquiridos por aquellos que puedan estar interesados. Por la otra parte, de forma paralela, los libros de creación (novelas, poemarios, colecciones de cuentos, libros de viaje,...), además de diferentes enlaces a otros blogs o páginas web que cuentan con intereses similares a los de este blog.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Conquistadores y colonizadores de América


Mucho es lo que se ha escrito sobre la personalidad de los primeros conquistadores de América: eternos segundones, condenados por la ley del mayorazgo a no poder nunca heredar los bienes de sus padres; aventureros en busca del oro y la gloria; condenados por diversos delitos, que buscaban en las nuevas tierras descubiertas la redención de sus condenas; y también, por supuesto, nobles caballeros que sólo pretendían los intereses de la corona de España.

No debieron los conquenses de entonces, que muy pronto comenzaron ya a llegar a las tierras americanas, ser muy diferentes a estos tipos característicos de colonizadores. Es más, si profundizamos un poco en las cualidades de cada uno de nuestros ilustres conquistadores, encontraremos seguramente en su forma de ser, entremezclados, varios de estos tipos: el noble junto al aventurero; el avaricioso buscador de minas de oro junto al enemigo declarado de la esclavitud de los indígenas... Nadie es perfecto por definición, y todos somos buenos y malos, dependiendo del momento y de la situación en la que nos encontremos.

Ya hemos comentado antes que nuestros paisanos de los siglos XV y XVI, comenzaron a llegar al nuevo continente desde los primeros años del descubrimiento, y fueron muchos los que llegaron a formar parte de la historia de la conquista por méritos propios. De todos ellos, el primero fue Gabriel de Barahona, natural de Belmonte, que fue uno de los que formaron parte del primer viaje del almirante Colón, el del descubrimiento.

El historiador mexicano Francisco A. de Icaza, en su libro “Conquistadores y Pobladores de Nueva España”, menciona, entre los que primeramente llegaron a las tierras descubiertas, a varios hijos de la provincia de Cuenca: Melitón Álvarez, Juan de Beteta, Pedro de Cañamares, Diego de Caraballo, Juan López de Fuentes, Pedro de Pantoja y Alonso Verdejo.

Otro conquense ilustre fue Amador de Cabrera, nacido en la capital de la provincia, de familia noble, pariente del marqués de Moya. Llegó a América en 1557, formando parte de la escolta del segundo marqués de Cañete, Andrés Hurtado de Mendoza, que había sido nombrado virrey de Perú. Descubrió en Huencavélica una importante mina de mercurio.

Los hermanos Francisco, Julián y Lope de Cañizares, después de haber adquirido una importante experiencia militar en Europa, marcharon también al Perú con el otro virrey de la misma familia, García Hurtado de Mendoza, en donde combatieron contra los araucanos y su famoso caudillo Caupolicán, cantado por Rubén Darío. De todos ellos, el que más se destacó en tierras americanas fue el primero, llegando a general de la Armada y corregidor de varias provincias.

Juan de Carvallón, de Castillo de Garcimuñoz, fue uno de los conquistadores de Costa Rica, donde también se destacó Juan Ortiz Barriga, natural de Belinchón. Fundó allí una ciudad, a la que le dio el nombre de su pueblo natal, aunque después se transformó en la actual Cartago. Tuvo el cargo de oidor de la audiencia de Nueva España, donde murió.

Leonel de Cervantes, de Tarancón, recorrió las tierras de América del Norte y la ribera del río Misisipi, a las órdenes de Pánfilo de Narváez; fue nombrado gobernador. Por aquel tiempo también se destacaba ya entre los aventureros Andrés de Contreras y Carranza, de Cañada del Hoyo.

También se destacó más arriba del río Grande, en el actual estado de California, Alonso García Remón, de Cuenca. Fundó la factoría de Monterrey, fundación en la que también intervino otro conquense, ya nombrado, Pedro López, natural de Fuentes. Esta factoría se convirtió con el paso del tiempo en la ciudad de Los Ángeles, y García Remón, habiendo ya regresado otra vez al cono sur, fue nombrado gobernador de Chile.

Cuando Andrés Hurtado de Mendoza, virrey de Perú, organiza por el río Marañón, o Amazonas, la expedición en busca de la mítica ciudad de El Dorado, que según se decía estaba toda ella fabricada de oro, también figuraba entre los expedicionarios otro conquense de la capital, Pedro López de Ayala. Fue uno de los que se rebelaron contra el gobernador Pedro de Ursúa, y fue nombrado por el usurpador Lope de Aguirre pagador del nuevo reino independiente que el tirano había fundado en el cauce del río, y que se mantenía entre sus hombres a base del terror. Ésta fue la expedición más tristemente famosa de cuantas tuvieron como meta la búsqueda de los tesoros inexistentes de Amagua y El Dorado.

A Juan Morales Abad, también de Cuenca, lo cita Ricardo Palma es su libro “Tradiciones peruanas”. Estuvo con Pizarro en la Entrada, gesta por la cual el emperador inca Atahualpa fue capturado por los españoles, por lo cual en algunos documentos figura con el nombre de Juan Morales de la Entrada. Luchó contra Femando de Carbajal, cabecilla de la revuelta que su hermano Gonzalo encabezó a la muerte de Francisco Pizarro. Siendo derrotado por aquél en Pocona, fue mandado ejecutar, aunque logró salvar la vida.

AlonsoDeOjeda.jpg


De todos los conquenses que se destacaron en la conquista de América, el de mayor importancia histórica es sin duda Alonso de Ojeda, vencedor en el Caribe sobre las huestes del cacique Caonabo, y descubridor de Venezuela. Torrejoncillo del Rey se disputa con la capital de la provincia ser la cuna de este ilustre paisano, aunque parece que esta última es la más defendida por los historiadores.

Pedro de Ojeda era sobrino del anterior y, como él, nacido probablemente en Cuenca. Mandaba una de las cuatro carabelas que formaron parte de la expedición que en 1.502 organizó su tío, y que le llevó de nuevo a las tierras de América.

Finalmente, en las crónicas antiguas figura un capitán de navío de apellido Valenzuela, cuyo nombre de pila se ignora, y que había nacido en Cuenca. En 1557 participó en la conquista de Chile. Ignoramos si es el mismo que participó en alguna de las expediciones de Alonso de Ojeda, y que fue uno de los que permanecieron en el fuerte de San Sebastián esperando inútilmente su regreso.

Estos son algunos de los que, habiendo nacido en los límites actuales de la provincia de Cuenca, cruzaron el Atlántico y a su modo influyeron en la cultura actual de América. Otros muchos llegaron hasta allí, portando entre sus brazos poderosos, no sólo la espada, sino también la cruz o el libro de leyes. Incluir a todos ellos en este artículo hubiera sido empresa demasiado costosa y aburrida para el lector. Baste de momento estos ejemplos, y quede lo que resta para trabajos posteriores que desde aquí prometo cumplir.



Nuevo Diario, 28 de octubre de 1991
ARTÍCULOS, COLABORACIONES Y CONFERENCIAS